O demo que os entenda



Que forma de enmarañar las cosas, que manera de enredar, de embarullar. Todo lo complican, de forma consciente, para envolver y aburrir al ciudadano. La clave está en marear, en enrollar las cosas de tal forma, que sea la misma sociedad la que, aburrida de escuchar siempre lo mismo, deje de mostrar interés por lo que en un determinado momento la alarmó. Esa es la cuestión, que el ciudadano llegue a asquear aquello que, aún sin estar clarificado, en un momento dado llamó su atención. ¿Pero hasta cuándo va a permitir la sociedad que los políticos se sigan cachondeando de ella?
                  En Vigo, Esquerda Unida, que no tiene representación municipal, propuso la creación de una comisión de investigación para el esclarecimiento del caso “Patos“. Y el BNG y el PP, se opusieron. ¿Por qué se oponen el BNG y el PP a la transparencia en la gestión pública? Claro que ¿Pediría esa formación política  la investigación del caso, si en algún momento hubiese tenido responsabilidad de gobierno en el ayuntamiento?
                Besteiro dice que espera contundencia por parte del PP en el ayuntamiento de Santiago. Insiste, que en su partido los imputados en los diferentes procesos serán expulsados. ¿Por qué entonces, no emplea esa misma contundencia, que él exige a los demás, con sus propios compañeros? ¿Por qué en lugar de decir que “serán” no dice que “fueron” expulsados? Por cierto, esto lo harán en el PSdeG, porque en el resto de España, el PSOE está haciendo oídos sordos a todo cuanto se mueve a su alrededor en materia de corrupción. Véase Andalucía, por ejemplo.
En el Parlamento Central, el PP y el PSOE vetan que se investigue el accidente del tren Alvia en Angrois, en donde 79 personas perdieron la vida y otras 147 resultaron heridas el fatídico 24 de Julio del 2013. ¿Por qué no quieren que se sepa el por qué sucedió?
                El PSOE y el BNG reclaman en el Congreso que la AP – 9 sea gratis. Y yo que me sumo a esa petición, faltaría más, me pregunto. ¿Pero por qué no lo hicieron cuando gobernaban ellos en la Xunta de Galicia y gobernaba el PSOE en Madrid?
                ¿Por qué el PP votó en Madrid en contra de una proposición del BNG para mejorar la situación de Navantia? ¿Por qué votan de una forma en los Ayuntamientos, de otra en los Parlamentos Autonómicos y de otra diferente, o como les cuadre, en el Parlamento de Madrid? ¿Por qué ………. Y así, hasta el infinito queridos lectores.  
Si en el terreno político vivimos un mal momento, uno de los peores de nuestra joven democracia, y caímos a un nivel tan bajo, en el campo de la ética creo que tocamos fondo. Lo que sucede es de tal calibre de desvergüenza, que a lo único que invita es a ignorar a todos y cada uno de aquellos que se dedican a la cosa pública. Es decir, y perdonen la expresión, a mandarlos al carajo.
La corrupción, malversación de fondos públicos, trafico de influencias, evasión de capitales….etc, se convirtieron en una práctica usual. Tanto, como que lo habitual es que los periódicos dediquen entre tres y cuatro páginas diarias a hablar de lo que acontece en nuestra geografía. Los casos conocidos, hasta el momento, se cuentan por docenas y subiendo. Y lo que es peor, apenas se aclara ninguno de ellos. Vamos, de auténtica vergüenza.
Y con ellos, todos los políticos se muestran falsamente. Todos sin excepción. Cuando de compañeros de partido se trata, echan mano de la “bendita” presunción de inocencia y dicen esperar a que sea la justicia la que se pronuncie. Sin embargo, cuando del enemigo político se trata, tal presunción deja de tener validez y automáticamente reclaman como posesos la inmediata dimisión del imputado. Pero mientras eso sucede, aquí nadie dimite. Así son nuestros representantes, si, esos que nos dictan las normas de buena convivencia y nos marcan el recto camino a seguir. ¿Será posible?
                El daño que le están haciendo a la democracia de este país es extraordinario, incuantificable. Y ellos lo saben. Pero aún así lo hacen. Y lo hacen, por egoísmo personal, porque para un buen número de ellos, la política es su único medio de vida, y sin ella, no serían nada. Nada salvo uno más de los muchos millones de españoles que desgraciadamente buscan trabajo sin encontrarlo.
                ¿Y todo esto que hace? Pues que uno termine cansándose de todos ellos y diciendo, como diría cualquiera de mis abuelas “POIS A LA ELES, E MAIS O DEMO QUE OS ENTENDA”. A mi, ya me convencieron para engrosar las filas del cada vez más numeroso ejercito de escépticos de este país. ¿Qué si eso es precisamente lo que ellos quieren? Bueno, puede que si, pero por mí que les den. No pienso perder un solo minuto más de mi vida con quienes no se lo merecen.
Jesús Varela
16 de marzo de 2014

Ahora ya es imprescindible la construcción de un nuevo buque militar


Tomada de la web de desordencreativo.com

Hace muy pocas fechas el gobierno del Estado decía que al menos en tres años no se podrían aprobar programas de renovación de flota. Decía asimismo el AJEMA (Almirante General. Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada) y recientemente también, que en estos momentos y debido a los recortes aplicados, no se podían contemplar nuevas construcciones. Que en las actuales circunstancias no era viable. Y siendo esto así, ¿Cómo es que el ministro Montoro anuncia la construcción en Navantia de un buque militar para vender…… ya veremos luego a quién y de que manera? Y la respuesta se llama buque Flotel y el casi casi seguro 5º gasero para Gas Natural. Ahí está la clave de ese buque militar anunciado por el Ministro de Hacienda y jefe supremo también, que lo es, de la SEPI y de Navantia, Cristóbal Montoro.
Si aceptamos lo dicho por el presidente de Navantia respecto a que actualmente la empresa está fuera de mercado por no ser competitiva, uno entiende que cualquier construcción civil que se acometa significa generar pérdidas, y si eso es así, a la compañía no le queda otro remedio que dotarse de una estrategia con la que protegerse ante la UE. Y eso se llama buque militar. El nicho donde Competencia y por tratarse de seguridad nacional interna, no investiga. Cualquier construcción civil que se haga en estos momentos va a provocar desajustes económicos negativos, y Navantia (en el mercado civil) no puede trabajar en pérdidas. Y respecto a esto último, quiero hacer un recordatorio. Las fragatas F – 100 se presupuestaron en 430 millones de euros cada una de ellas y si bien es cierto que las cuatro primeras se reconocieron en esa cantidad, la última, la F – 105, la Cristóbal Colón, consta que alcanzó los 823 millones. ¿Por qué esta última llegó a esa cifra? Por las mejoras incorporadas desde luego no sufrió un aumento del 100% ¿Por qué fue entonces?
La empresa tiene serios problemas estructurales que necesitan ser tratados de forma inmediata, y no puede seguir esperando para aplicar las medidas correctoras necesarias. “Navantia no puede continuar por el camino que en cada momento marquen los diferentes procesos electorales”.
Si el Flotel va a generar pérdidas, y las va a generar, la construcción del gasero nos puede terminar de hundir. Así, tal cual suena. ¿Cómo un armador nos va a encargar un barco si le sale un 30% más caro que si lo encarga en Asía? Eso no tiene lógica ninguna. Y si aún a pesar de ello nos lo encarga, es que él va a recibir algún tipo de ayudas de la manera que sea. Y si eso es así, en Bruselas, tarde o temprano, terminarán por  saberlo y luego………? En el naval no podemos cometer más errores. Ya nos ocurrió con las ayudas por las que Astano está así, nos volvió a suceder con el Tax Lease y ahora ya no podemos seguir frivolizando más en este campo.
Navantia tiene potencial y capacidad más que suficientes como para tener una presencia activa en el mercado mundial de constructores como la tienen otros astilleros europeos ubicados en países con mayor nivel de vida que el nuestro, como el italiano Fincantieri, la DCN francesa, el holandés Damen, el alemán Meyer Werft, el danés Odense Steel Shipyard, el noruego Bergen Group y tantos y tantos otros. Pero claro, para poder estar ahí compitiendo con todos ellos, antes hay que hacer frente a los problemas que uno tiene. Y todo lo que no sea así, puede significar pan para hoy y hambre para mañana. Y de esa dinámica debemos de escapar.
La construcción de un buque de guerra siempre es motivo de alegría por lo que para Ferrolterra significa, pero ojo, cuidado con el por qué se hace, no vaya a ser que sea peor el remedio que la enfermedad.
Jesús Varela
9 de marzo de 2014

La eterna pregunta


Otras opciones del naval: Diseño y fabricación de módulos

Entrevistas, mesas redondas, debates….., no hay presentador, moderador o entrevistador en Galicia, que cuando trata la actualidad del naval no termine su trabajo preguntando ¿Tiene futuro el sector naval? ¡Increíble!. 


Que esto se lo planteen por Cuenca, Segovia o Ciudad Real, se puede entender, pero que se haga aquí, en Galicia, y más concretamente en las Rías de Vigo o Ferrol, francamente, resulta casi ofensivo. ¿Es que acaso se desconoce, a estas alturas y después de repetirlo hasta la saciedad, lo que es y da de si el sector o cual es su abanico de posibilidades? ¿Cómo es posible, después de todo lo que se lleva dicho, discutido y aclarado sobre el tema, en todos los medios de comunicación, que se siga preguntando si el sector naval tiene futuro?
                Por supuesto que lo tiene, independientemente, de que de forma puntual y pasajera, debido a cuestiones como las ocasionadas por crisis políticas entre Estados, o por movimientos negativos en el marco económico, como la casi superada crisis económica mundial, que llevan a recesiones importantes con tasas de crecimiento prácticamente nulas. Claro que el naval tiene futuro. Y algunos de esos parámetros que así nos lo indican, son:
A)     El 90 % de las mercancías del comercio mundial se mueven por vía marítima. Y ligado a esto, hay que decir que los grandes intercambios comerciales entre Europa, USA, Iberoamérica, Oriente Medio, India y Extremo Oriente, son cada vez más y mayores.

B)      Las actuales reservas probadas* de petróleo garantizan el producto, con los actuales niveles de consumo, para, aproximadamente, los próximos setenta años. Insisto, las actuales reservas probadas.

C)      Las reservas probadas*de gas, con los actuales niveles de consumo también, están igualmente garantizadas para los próximos sesenta años.

D)     El importante tirón experimentado en la demanda de productos Off – Shore directamente relacionados con el gas y el petróleo como las Construcciones FPSO (Unidades de producción, almacenamiento y descarga), Plataformas de Producción, Semisumergibles, Construcciones TLP (Plataformas de patas tensadas), Construcciones FLNG (Plataformas para gas natural licuado), Plantas de Licuefacción, Pantas de Regasificación….etc.

E)      A estos productos Off – Shore, hay que añadirles las unidades auxiliares como los buques Sísmicos, los Cableros, los buques hoteles, los de aprovisionamiento,…etc. Y además y como complemento, dentro del Off – Shore, no podemos ignorar a las Plantas de Desalación off – shore ni la Acuicultura off – shore.

F)      Mención especial merece la construcción Off – Shore relacionada con la Eólica Marina, la energía Undimotriz o la producida por el movimiento de las mareas (corrientes marinas).


G)     El mercado de los grandes cruceros.

H)     El nicho de mercado de los buques de Cabotaje. Este es un nicho que, inevitablemente, se tendrá que potenciar debido a dos cuestiones fundamentales. La saturación de las vías terrestres y la degradación del Medio Ambiente por el alto grado de contaminación que el transporte por carretera produce.

I)        El mercado militar. Según la AMI International**, los países de la zona Asia – Pacifico adquirirán entre 750 y 800 nuevos buques militares (de todo tipo) a lo largo de las décadas 2010, 2020 y hasta cumplido el año 2031.

El naval tiene futuro, claro que lo tiene. Y todo esto, al margen de la actividad del Reciclaje de Buques del que hablaremos en otro momento. Más otra cuestión y bien diferente, es si lo tiene la industria naval española tal y como está concebida en estos momentos. Y ya dentro de ella y de manera especial, por la parte que nos toca, si lo tiene el naval del sector público.

NOTAS:
* reserva probada es aquella que una vez analizada en cantidad y calidad, es rentable en su extracción. Hay descubrimientos, que por su elevado coste (ojo, a día de hoy) ya no llegan a ser analizados y por lo tanto, no son consideradas como reservas probadas.
**AMI International es una empresa norteamericana especializada en análisis de Marinas de Guerra.
Jesús Varela
2 de marzo de 2014

La demagogia ya no tiene más recorrido



Asombro, perplejidad, malestar por temor a que se puedan volver a reír de uno, ¿Qué es lo que debe de sentir el ciudadano/a de Ferrolterra, ante el enfado de ciertos representantes sindicales de Navantia cuando estos se enteran de que el flotel se iba a construir totalmente en las instalaciones de la antigua Bazán? ¿Es acaso de recibo que se sorprendan por esa decisión? La cuestión es clara y sencilla. Si no se pueden construir buques mercantes en Fene hasta el año 2015 es porque así lo DECIDIERON y ACORDARON, CC.OO, la UGT, la USTG y el gobierno del Estado presidido por José Luís Rodríguez Zapatero en el año 2004, junto luego, con la UE. Y no hay más.
Boletin de CC. OO. celebrando el ERE de 16-12-2004. En el enlace del final de este artículo se puede leer el documento completo
Francamente, a mi me parece una tomadura de pelo que quienes firmaron las condiciones por las que el astillero de Fene se encuentra así, ahora pongan el grito en el cielo porque la dirección de Navantia decida construir el flotel en las instalaciones de Ferrol, al menos, hasta que no alcancemos el año 2015. Y es que en Fene “NO SE PUEDE CONSTRUIR NADA” que no sea construcción militar hasta el año 2015, (DE MOMENTO) y eso, si es así y lo es, es “PORQUE LOS GRANDES SINDICATOS ESTATALES ASÍ LO FIRMARON”. Por tanto, esta medida no puede sorprender a nadie en Ferrolterra, y mucho menos, a quienes firmaron esas condiciones.
La postura de los sindicalistas que dicen sorprenderse con el anuncio de la empresa, parece como si quisiesen sacarse de encima la responsabilidad que sus respectivas organizaciones tienen respecto a que la antigua Astano sea un cementerio industrial, y eso ni se lo pueden sacudir ahora ni se lo podrán sacudir nunca jamás. Los culpables de la situación del astillero de Fene en estos últimos años, fueron y siguen siendo, CC.OO, la UGT, la USTG, el PSOE y el PP. Unos por acordar que Astano pagase en solitario la totalidad de las ayudas de todo el sector público español, aún siendo el astillero menos favorecido por ellas, y otros por aceptarlo. Y esto guste o no guste es así. En este asunto, la demagogia ya no tiene más recorrido. Ya dio todo lo que tenía que dar de si.
Dice un representante sindical de Navantia que hay muchas formas de reconversión. Que la misma merma en la capacidad de producción lo es, y efectivamente es cierto, pero ojo, porque eso también se firmó en los acuerdos del 2004 y ¿Quién los firmó? Es cierto que no se comprende muy bien que la dirección de la compañía todavía continúe en sus puestos, pero no es menos cierto también, que no se comprenda tampoco el que ciertos sindicalistas, locales y nacionales, continúen en los suyos después del camino recorrido en el naval de esta Ría en estos últimos años.
Teniendo en cuenta que más del 70 % de los ferrolterranos viven, directa o indirectamente, del sector naval de la Ría, es incomprensible que desde las organizaciones sindicales no hubiesen comprendido que los verdaderos representantes de “TODA” Ferrolterra son, sin discusión, los representantes de los trabajadores de Navantia. Si, de toda la comarca y no solo de Navantia. Si aceptamos, y eso creo que está claro para toda Ferrolterra, que el pasado, presente y futuro de la ciudad y su entorno, dependieron y dependen directamente del sector naval, estamos aceptando que sus representantes sindicales lo son de toda la ciudadanía de Ferrolterra. Exactamente igual que si de un presidente o un alcalde se tratase. Se le hubiese votado o no, ese presidente o alcalde lo es de todos los ciudadanos afectados por el marco de esa elección. Y en ese contexto, el comité de Navantia es el comité de todos los ferrolterranos. Porque todos dependemos, en mayor o menor medida, del naval y de Navantia.
Y en esa dinámica, ni los comités de empresa de Fene y de Ferrol ni las centrales sindicales CC.OO y UGT supieron estar a la altura de las circunstancias cuando más de 18.600 ferrolterranos (de izquierdas, de derechas, de centro y de más allá y acá) le exigieron a la Xunta de Galicia, a través de la ILP promovida por Rumbo 21, que trabajase para que el astillero de Fene pudiese volver a la construcción civil convencional. Si en esa ocasión estuviésemos “TODOS UNIDOS” defendiendo los intereses de Ferrolterra como si de una sola voz se tratase, igual ahora no estábamos hablando de que si el flotel se puede o no construir también en el astillero de Fene.
Si alguien no supo estar a la altura de las circunstancias para clarificar el futuro del sector naval en la Ría de Ferrol, esos fueron precisamente los sindicatos estatales, los comités de empresa de Navantia de Fene y Ferrol y los alcaldes que, en aquel entonces, en los años 2009 y 2010, regían Fene y Ferrol, Iván Puentes y Vicente Irisarri respectivamente. Esas entidades y personas, se pusieron en contra de lo que en su momento reclamaron más de 18.600 ciudadanos y ciudadanas de Ferrol y comarca. Y ahí, en esa reivindicación, no había ciudadanos del PP, del PSOE, de IU o del BNG, había solo ciudadanos. Y a eso se le dio la espalda. Claro que esta, no es más que una opinión. 

PD: Soy afiliado de CC.OO. Y lo soy desde el año 1968.
Jesús Varela
23 de febrero de 2014


Pinchando en el siguiente enlace se puede leer la información completa publicada en el boletín de CC.OO. en la que se valora positivamente el acuerdo con SEPI y se resumen los aspectos mas significativos entre los que están la dedicación de Fene a la actividad militar: 
http://www.industria.ccoo.es/comunes/recursos/1/pub10707_Federacion_Minerometalurgica_de_enero-2005.pdf